30 de noviembre de 2013

Arte poética



Apagar la luz del cuarto.
Sacar la basura.
Pensar.

Fuera de los salones, de las universidades y los palacios,
Va la vida avanzando, sin cuestionar la consciencia de su despliegue.
Los sabios no ven esto. Y para ellos el océano fue palabra primero que sal, arena y espuma.

Es la palabra poética la que da cuenta de esa consciencia. Y no juzgando,
Ni aclarando,
Pero sí desarrollando, interpretando.
Haciendo evidente el pensamiento implícito.
El motivo por el que el ojo mira detenido, atento.

Pero no se puede dejar caer esta palabra en las manos de los sabios.
Ni de aquellos que toman lo mejor de los humanos y lo vuelven sagrado.

Es en lo cotidiano, del beso al átomo, en donde el pensamiento se expresa.
Reseñado y sintetizado en amplísimos volúmenes, sí,
Pero solo comprendido en lo vital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ven por La Ventana