20 de julio de 2011

Ojos de gato

-Pero no se ve tan mal, pensé que estaría chillando.
-No, por qué?
-Pues lo que decía, de que ella era yo no sé qué, yo no sé cuá. Que lo bonito que era, que lo linda. Y ahora que me cuenta que nada de nada, pues no sé. Me sorprende. Lo pensé triste.
-Pues sí. Es una cosa de sentimientos. No es propiamente tristeza lo que hay. Hay ciertas cosas que por más que arruinen cuando se caen, no es "tristeza" lo que causan.
-Habla mucha mierda.
-También, pero no todo. Esto no es mierda, por ejemplo. Es en serio. Que con ella las cosas no se dieran (no que "se acabaran", para eso de hecho hubiese tenido que comenzar algo) no me entristece. No es esa la sensación. Es otra cosa, un mal sabor de boca extraño.
-Cómo... a mierda?
-Buena, buena... pero no. ¿Cómo se llaman esos cuadrados que reflejan luz? Los ponen en la ciclorruta y, haciendo franjas anchas, también en algunos sitios estratégicos, zonas escolares, por ejemplo.
-Los ojos de gato? Los que funcionan como reductores de velocidad?
-Sí esos. Mire, que con ella no se dieran las cosas no genera tristeza, es otra cosa. Le hago una comparación. Le ha pasado que está andando en bicicleta y pasa por una cuadra en la que hay tres franjas, separadas por algunos metros, de esas de ojos de gato reductores de velocidad? Usted pasa la primera franja y ninguna de las dos llantas se topa con los reductores, pasa la segunda franja y lo mismo: la bicicleta anda sin tropiezos. Entonces, pasando la última franja pasa perfecta la primera llanta y la trasera, justo al final golpea y pasa por encima de uno de los ojos de gato. No fue perfecto y no puede hacer nada al respecto: la perfección que no fue. Es eso lo que paso, igual le toca seguir adelante, no se va a devolver. El cuento no era algo planeado, ni actuado, era un chance único y no fue. Sí me entiende?
-Y entonces, cómo se llama esa sensación, la que deja esa perfección que no fue?
-Insatisfacción absoluta. Es que pudo haber sido perfecto.

2 comentarios:

  1. me encanta, es el sentimiento mas dificil de explicar en palabras y lo lograste!

    ResponderEliminar
  2. Hasta hace algunos años, este cuento era el resumen de mi vida amorosa. A mí me deprimía bastante, quizá por el sentimiento de sentir que no hice de todo para que resultara me ponía muy triste. De pronto, creer un poco en el destino y conformarse con que la cosa "simplemente no era" y ya, a uno lo exorciza de la culpa.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Ven por La Ventana