18 de abril de 2011

La coyuntura y los malos más malos

No hacen nada. Cómo? Si el desgarro y la constante indignación no los deja. Si saben de la historia y su peso. Eso me dicen, al menos. El sistema, repiten hasta el cansancio, está diseñado para que los pobres fracasen. Verdad sí es.

Pero los iletrados, dirían esos letrados, no se ayudan. Ven telenovelas y RCN.

No.
Los malos más malos no se reúnen en una torre alta y oscura. Riendo macabramente y matando a niños a través de un botón. No. Esos son los malos.

Los malos más malos no se reúnen en una torre alta y oscura, con perros sanguinarios alrededor. Nada tan cliché.
Ni se ríen de forma macabra.
Ni tienen un botón para matar a los que ensucian nuestra sociedad.
Ni llegan al anochecer a casa. E indiferentes se sientan a cenar viendo noticias volviéndolas sacramento incuestionable.
Esos no son los malos más malos. Esos son los idiotas.

Los malos más malos llegan a casa, y a la cena hacen chistes a costa de los que ven telenovelas. Y a la hora de opinar, se burlan del que le cree a las noticias. Por qué cómo, cómo es posible ser tan bobo?
No ven RCN. El criterio les da, o eso dicen, para no comer entero. Y tal vez es verdad, pero a mí no me consta.
Y ya. Eso es todo lo que hacen.
No hacen nada más.

1 comentario:

Ven por La Ventana