30 de agosto de 2010

2ª Conferencia Latinoamericana de Políticas de Drogas - Cubrimiento

Publicado en el portal Blog. Para ver dicha entrada, clic acá.

Los días 26 y 27 de agosto se llevó a cabo en Rio de Janeiro, Brasil, la
2ª Conferencia Latinoamericana de Políticas de Drogas. El evento, organizado por las organizaciones Intercambios (Argentina) y PsicoTropicus (Brasil) contó con la participación de jueces, fiscales, ministros, científicos y analistas de talla internacional. Los jóvenes tuvieron presencia como asistentes, representando a muchas de las organizaciones de activistas del continente.
A pesar de que la discusión durante los dos días no tuvo un matiz activista, los ponentes (muchos pertenecientes a organismos burocráticos del tipo UNODC) sí tuvieron voces críticas con las actuales políticas de drogas alrededor del mundo. Para resaltar algunas de las tristes realidades están hechos como que en varios países del mundo la sola tenencia de sustancias psicoactivas es causal de pena de muerte o de largas temporadas en campos de trabajo forzado en la que el adicto se cura. La nula distinción entre usuario de sustancias psicoactivas y adicto se abordó en la discusión. No obstante, el tema fue mucho más allá.
Se discutió sobre la necesidad de que sea política internacional la inclusión de evidencia científica en las políticas de drogas, y también se contempló el tema de la legalización pero desde una perspectiva mucho más profunda de lo que estamos acostumbrados a ver en Colombia. Se expuso cómo las vías de la prohibición no sólo generan daños en el consumidor y en un sistema judicial precario (como lo comparte todo el tercer mundo) sino que se analizó las implicaciones que el narcotráfico (producto de la prohibición) tiene en todos los estamentos sociales. Como gran conclusión está el hecho de que independientemente de si uno consume o no drogas -incluso independientemente de si uno alguna vez ha tenido contacto con ellas-, uno se ve permanentemente afectado por las políticas económicas, sociales, políticas y culturales que acarrea la prohibición.
Una gran parte de la discusión giró en torno a que las políticas de drogas actuales, al no tener un componente serio en prevención y reducción de riesgos en el consumo de sustancias y por otro lado un gran interés en judicializar y criminalizar, ha generado un aumento considerable en las infecciones de VIH/Sida. De la misma forma se concluyó que actualmente la sociedad civil no tiene acceso a información objetiva y científica, sino que al contrario, las políticas y la información que se maneja actualmente, responde a consideraciones políticas de los gobiernos de turno, más que a una visión social de los estados por el bienestar de sus ciudadanos.
Todos estos elementos contribuyeron a concluir que las actuales políticas de drogas violan abiertamente los derechos humanos -ratificados en incontables declaraciones y acuerdos internacionales- y que en últimas atentan contra la seguridad e integridad de los ciudadanos (que en teoría son la razón de ser de las leyes). Se hace necesario reconsiderar la estrategia contra las drogas a nivel mundial. Episodios como la reciente masacre en México tienen que ser un aviso para que la sociedad civil se organice y los gobiernos escuchen lo que se han negado a reconocer: la guerra contra las drogas no puede ser ganada.
Cuña: Como parte del cubrimiento a la situación de políticas de drogas y los jóvenes en Latinoamérica, en próximas entregas se resaltará la labor de diferentes organizaciones juveniles a lo largo del continente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ven por La Ventana