24 de junio de 2010

Ahora es Cuando...

Columna publicada en el portal Blog. Para ver dicha entrada, clic acá.

Los últimos resultados electorales no sorprenden. Por el contrario, estaban cantados: la corrupción, la apatía del pueblo hacia la política, las encuestas, la campaña negra, entre otros elementos, anunciaban la victoria del candidato oficialista. Ahora veo cómo las fotos de perfil de los distintos movimientos políticos empiezan a desaparecer de los perfiles de mis conocidos. Ya no se habla tanto en las redes sociales de política, ésta ya pasó de moda. Yo digo que eso no puede suceder.


Me parece que ahora es cuando más toca movilizarnos. Si algo demostraron estas elecciones es que el movimiento político, como partido, está por extinguirse. Que todos los partidos, a excepción del Verde y del Polo, se hayan ido a las toldas de la U es un presagio de lo que viene. No obstante, la sociedad civil no se puede desconectar de los procesos políticos y pensar que sólo en cuatro años vamos a volver a hablar de todos estos temas.

Hay que generar procesos de memoria y auditoría permanente al gobierno entrante. Desde la generación de grupos en redes sociales rescatando la memoria de este país, hasta actividades tan mínimas como leer prensa y comenzar a divulgarla. De la misma forma que en estas elecciones la oposición estaba llena de ex-uribistas, en cuatro años habrá gente arrepentida de votar por Santos: lo más inteligente es divulgar la información para que eso sea cada vez más rápido.

No podemos pensar la política únicamente como voto. La responsabilidad que tenemos es grandísima, y depende de nosotros, no de una inexistente clase política (honesta), cambiar las cosas. Por eso resalto lo importante que es no tomar la política con moda: ésta nos influencia permanentemente, y es importante mantener a la gente informada. Sólo así la gente dejará de ser manipulada por la televisión y empezará a tener más criterio.

Solo la memoria histórica nos sacará del pantano político en el que nos encontramos. Es tarea de todos mantenerla viva. Si no lo hacemos, en cuatro años estaremos peor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ven por La Ventana