10 de mayo de 2010

Propaganda Negra y Otras Maravillas Electorales

Columna publicada en el portal Blog. Para ver dicha entrada, clic acá.

La clase política colombiana siempre acude a técnicas oscuras y de propaganda negra para poder ganar lo que no logra a partir de propuestas y programas de gobierno serios. Estas elecciones no han sido la excepción. Cada vez es más aberrante lo que sucede en el panorama político nacional, y cada vez es más triste ver cómo la sociedad civil, en su grueso, no se inmuta ante esto.

Entiendo que el debate político pueda tornarse tenso. Que las acusaciones mutuas en la plaza pública se extiendan a espacios virtuales o de discusión escrita. No obstante, considero aberrante los ataques personales que se pueden hacer contra los candidatos. Eso, sumado a campañas engañosas y fraudulentas han hecho de esta elección presidencial un circo desagradable. La entrada de JJ Rendón a la campaña de Juan Manuel Santos, se convirtió en el símbolo perfecto del inicio de la propaganda negra en Colombia. Pero en Colombia no sólo es la propaganda negra lo que le quita el tinte democrático a estas elecciones. Intervenciones presidenciales y uso de espacios gubernamentales también han sido usados. Hace poco fue noticia el uso del programa Familias en Acción para hacerle campaña a Santos. ¿Qué clase de democracia estamos formando cuando esto es permitido? Acciones como el sabotaje del discurso de Petro en la marcha del día del trabajo son demostraciones de la manera de proceder del uribismo y de sus más férreos defensores.

Todo esto, la propaganda negra, las acciones ilegales de campaña, no es nuevo en Colombia. Es decir, acá hace veinte años mataron a tres candidatos presidenciales. Lo que me impresiona es justamente eso: que sean técnicas de manipulación tan viejas, tan recalcitrantes y que aun así sigan teniendo efecto en el imaginario del electorado. Acá votamos bajo el argumento del miedo. Petro es terrorista, Mockus (dependiendo de a quien le pregunte) es neoliberal o chavista, y todos van a hacer que retrocedamos. Esos son los argumentos que se usan. No se habla de propuestas, no se habla de programas. Se habla de quién hizo qué, con quién, quién dijo qué y cómo lo dijo.

El irrespeto que se le tiene a la población electoral no tiene límites. Que la campaña de Santos use una imitación de la voz del presidente Uribe para atraer electores es patético, mentiroso y manipulador. Es jugar con el imaginario de toda una nación. Aun así, tienen éxito esas campañas de desprestigio. La gente sigue sus preceptos. Ahí es cuando yo me pregunto, ¿qué fin tiene pedir una renovación política cuando el electorado sigue comportándose como la clase política tradicional lo exige y pide? No sé cuál va a ser el resultado en esta contienda electoral, lo que sí sé, es que más que un debate serio de propuestas de gobierno, se ha vuelto una batalla por la encuesta, y ésta mediada únicamente por la propaganda que se da. Es decir, si en Colombia campañas como esta tienen un impacto real sobre el elector, ¿qué nos dice eso de la preparación de dicho electorado? De su cultura, de su formación y criterio.

No bote el voto. Piénselo, échele cabeza. Mire si su candidato es suyo porque le convence su plan de gobierno, o si por la masificación (del color que sea) y el miedo usted está eligiendo. No deje que el miedo y la ignorancia elija por usted. Yo no le diré por quién debería votar. Sólo le pido una cosa: haga este ejercicio de memoria; mire esta imagen y piense su voto.

Cuña: Desagradable, atrevida y vergonzosa la declaración que hizo el partido PIN. Como ningún candidato los está escuchando (por tener nexos con los paramilitares), alegaron que a ellos les están haciendo un exterminio político similar al que le hicieron a la Unión Patriótica. Le recuerdo al PIN que sus nexos con los paramilitares no son un secreto, y que una comparación con la UP es un insulto a la memoria de los sobrevivientes, teniendo en cuenta que fueron, de hecho, los paramilitares y el Estado, los que exterminaron a ese grupo político.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ven por La Ventana