21 de mayo de 2010

Presencia de Grupos Armados en la UN - Bogotá

Publicado en el portal Blog. Para ver dicha entrada, clic acá.

En el día de ayer, un comando del ELN hizo presencia en la plaza Ché de la Universidad Nacional, sede Bogotá. Armados con dos pistolas y un arma de largo alcance, hicieron un discurso, estallaron una papá bomba y dieron dos tiros al aire. No quiero entrar en discusión política que tenga que ver con ideologías. Quiero referirme a algo más específico: la coherencia. Algo muy necesario en nuestros contextos actuales.

Los estudiantes, incluso yo desde este espacio, siempre hemos argumentado en contra de la presencia militar en las Universidades. No obstante pienso que esa resistencia a la presencia de organizaciones armadas se debería extender a todas sin importar su origen. Que sea el ejército o un grupo guerrillero los que entren a la Universidad, es igual de malo en lo primordial: ambos ponen en riesgo la seguridad del estudiantado, ambos van en contra de los preceptos de las universidades como espacios de diálogo y discusión de ideas. Ambos van en contra, por definición, ya que hacen uso de la fuerza, en contra de todo lo que la academia representa.

Un comunicado de la vicerrectoría de sede condenaba la presencia de organizaciones armadas dentro de la Universidad. El comunicado es claro en una cosa: el espacio de la Universidad tiene que ser usado para la discusión de ideas, argumentos e investigaciones. La academia tiene que dar lugar para que la formación del estudiantado se mueva dentro de este tipo de debates. Discusiones armadas no tienen cabida en ninguna universidad del mundo. Mucho menos aprovechando la coyuntura de la autonomía universitaria (que si bien apoyo, soy acérrimo opositor a que se use como excusa para actuaciones ilegales).

Un hecho que también me parece que es importante resaltar para animar este debate, es que estos grupos -en este caso, el del ELN- deberían ser conscientes de que cuando hacen presencia armada dentro de la Universidad, exponen a los estudiantes a situaciones potencialmente violencias. La policía ha entrado por mucho menos a la universidad (para la muestra, el llamado "secuestro" del rector Wasserman el año pasado). Es muy posible que eventualmente se use como excusa la presencia de grupos armados dentro de la Universidad, para hacer una toma militar a gran escala. Sea en un disturbio, sea de sorpresa. En cualquier caso, los estudiantes seríamos los que llevaríamos las de perder.

Quiero resaltar que acá yo no discuto ni lo que dijeron, ni si usaban capuchas o no. Discuto y disiento del hecho de que estuvieron armados durante la intervención e hicieron uso, en dos oportunidades, de éstas. Me parece que desde todo punto de vista esta actuación es condenable. No por quien la haga, sino porque la Universidad, independientemente del grupo que lo haga, su intención o afiliación política, no puede ser espacio para que haya presencia de armas.

Que haya armas dentro de la Universidad afecta el desarrollo normal de la Universidad, también cohíbe la discusión política -que debería tener su casa por excelencia en la Universidad. Yo no tengo nada en contra de que alguien se pare en la plaza a defender a Uribe o alias 'Alfonso Cano', sólo pido que si lo hace en el espacio universitario, lo haga como la circunstancia lo exige: con argumentos, ideas y retórica. No apelando al argumento de las armas. No es el lugar. La Universidad nunca será el lugar para las armas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ven por La Ventana