2 de mayo de 2010

Mockus, mi Voto y Yo

Cuando recién comenzó la propuesta de Mockus, me hice partidario rápidamente. Su propuesta de legalidad, honestidad y diálogo me parecían -y aun me parecen- renovadoras. Vi con entusiasmo el nacimiento de propuestas de apoyo desde la sociedad civil (canciones, material gráfico, eventos, material 2.0). La llamada ola verde se comenzó a mover de una manera increíble, cada día había más adeptos, más partidarios. Después comenzó a haber fans. Ahí me asusté.

Siempre he pensado que el uribismo respondía a unas necesidades muy puntuales de ese momento histórico colombiano. El fracaso del Caguán hizo que Colombia perdiera la fe en un proceso de paz con la guerrilla y por eso, la propuesta de seguridad de Uribe y CO tuvo tanto éxito. Ahora, ocho años después, tenemos un país que vio Carimagua, AIS, notarías y otros escándalos de corrupción. Ahí sale la propuesta renovadora de Mockus: legalidad democrática. La ley debe respetarse. Hasta ahí vamos, en teoría bien (ignorando todos los problemas que puede presentar una propuesta de que la ley debe respetarse, a costa de todo). Ahora bien, ¿qué pasó por mi cabeza para alejar mi voto de Mockus? Dos factores, unos políticos -que tocaré poco en esta entrada- y unos humanos, en los cuales me enfocaré a continuación.

Hace unos días había en la Universidad Javeriana un grupo de muchachos que apoyan al candidato Juan Manuel Santos. Tenían globitos, carteles y camisetas de la campaña. Fueron abordados por más de 200 estudiantes de la Javeriana, rodeados, insultados, maltratados y echados de su propia universidad. Al son que cantaban 'Mockus, Mockus, Mockus!' maltrataban a los otros muchachos. Esa es una muestra de lo que está pasando en este país. Yo condené el evento desde un principio. Conversando con mi familia y con mis amigos de la universidad expresé mi rechazo a esas conductas tan lejanas a la razón y al debate -que tanto defienden los verdes. El trago amargo vino cuando en Twitter -rede social 2.0- la gente miembro de la ola verde, al enlazar el video, lo celebraba como señal de fortaleza, como señal de establecimiento de un nuevo orden. ¿QUÉ? ¿No que ese tipo de guerra sucia era sólo de los paracos y de la guerrilla, ahora por qué sí resultan convenientes? Por un simple motivo: antes eran muestras irracionales de la terquedad política, ahora son conductas necesarias para hacer entrar al otro en razón. ¿Por qué? Porque esa será la banderita de batalla de los próximos 4 años si gana Mockus: la razón al poder.

A más de un personaje que tiene el logo del Partido Verde en sus perfiles 2.0, le he preguntado las razones que lo llevan a votar por Mockus. Las respuestas son tan vagas -en su mayoría- como lo son las de los uribistas de por qué Uribe es el mejor presidente que ha tenido Colombia. "Porque es un cambio", "porque es una renovación", "porque con él las cosas cambiarán", "porque es la voz de la razón" están entre las favoritas. Esta última (la voz de la razón) simboliza perfecto mi miedo actual.
Una eventual ola verde, intervenida por la masificación y el mesianismo político (ese que tanto gusta en Colombia) llevaría irreductiblemente a una masa verde. Sin forma, sólo como una masa que aplastaría o absorbería a cualquiera que se le cruce. Eso ya se comienza a ver (eventos como el de la Javeriana lo demuestran). Esta masa verde sería más peligrosa que el uribismo, ¿por qué? Porque a pesar de que éste (el uribismo) era un mesianismo político, siempre se tuvo claro que era uno que remitía a las armas, en cambio, la "ola verde" es un mesianismo disfrazado de razón. Ya el que no esté con la ola verde -en el peor panorama- no será terrorista -como en los tiempos del uribismo- sino que será tildado de irracional, y de una persona que no entiende esa voz, esa voz de la razón que ejemplifica la ola verde.

Yo no dudo de las buenas intenciones de muchos de los partidarios de Mockus/Fajardo (de la misma forma que no dudo de las buenas intenciones de los primeros uribistas), no obstante, considero que va a pasar lo mismo. Es más, ya está pasando: la gente está votando a favor de un fenómeno mediático. El llamado voto de opinión que Mockus ha defendido tanto, se ha vuelto entre sus partidarios un voto mediático, un voto de masa. Un voto de convencimiento, no de reflexión, no de ponderación de causas y efectos, de motivos y razones. La razón está de moda, y ahora ese será el argumento que se usará. Cualquier debate, cualquier discusión será descalificada por no entrar en esos estándares. De la misma forma que el uribista condena a cualquiera y lo tilda de terrorista, acá a muchos los señalarán de irracionales. Reitero que acá no estoy hablando de Mockus en sí mismo, sino de toda la masa en la que se ha venido convirtiendo lo que en algún punto fue un ejército de personas completamente enteradas y para nada masificadas.

¿Ahora bien, por qué esto, que al parecer no tiene nada que ver con Mockus, impide que yo vote por él? Por el simple motivo de que prefiero equivocarme con que este mesianismo político va a terminar mal, y no arrepentirme de que fui parte de él desde el principio. No soportaría tener que decir que fui parte de la condena pública a la diferencia con base al argumento de esa que esa diferencia es irracional. Prefiero equivocarme y darme cuenta que el manejo mediático no logró dañar las propuestas del Partido Verde. Prefiero equivocarme a arrepentirme y hacer parte de algo que podría, potencialmente, generar más polarización política en el país.

Eso por un lado, ahora, aunque no es el centro de esta entrada, intentaré esbozar los argumentos políticos que me impiden votar por Mockus:

1. La confianza absoluta en la razón que plantea Mockus es algo que no me gusta. Me parece desproporcionado, y me parece que puede llegar a ser peligroso. Considero que la pedagogía que en una ciudad funcionó, en un país se puede volver paternalismo jurídico (para llamar de alguna forma a un fenómeno en el que la ley se vuelva una manera de hacer entrar en razón a la gente). Lo anterior limitaría peligrosamente con el autoritarismo. Kant decía que seguir la razón nos haría felices, Mockus, considero, es muy cercano esa consigna, yo no.

2. Si bien para mí su caballito de batalla de la vida es sagrada no entra en conflicto con su apoyo a la despenalización del aborto, sí entra en conflicto con el hecho de que su primer renglón del senado sea la que esté detrás del referendo de cadena perpetua contra violadores de niños. Referendo que es inconstitucional y que va en contra de esa premisa de la vida es sagrada... ¿cuáles vidas son las sagradas? Había una respuesta de Mockus frente a esa contradicción, pero acabo de buscar el enlace y ya no aparece.

3. Mockus es un gobierno legal, sí, pero de derecha al fin y al cabo. No da respuestas, ni en su plan de gobierno, ni en sus discursos, de hacerle guerra a la desigualdad en Colombia. Su apoyo al régimen laboral de la era Uribe y a los decretos de la emergencia social me parecen insostenibles (para mí, que no soy de derecha), pero los entiendo dentro de su bancada política. Pero esa diferencia hace que considere mi voto.

4. No sé si son verdad las imputaciones contra Fajardo y su relación con el líder paramilitar don Berna. Pero la sola incertidumbre de continuar o no con la paisadilla paramilitar -para llamarla de una pintoresca manera- me asusta. Cuando tenga más información podré dar un juicio sobre este punto específico.

5. La izquierda en Colombia no tiene el más mínimo chance. Ocho años de desprestigio hicieron muy bien su trabajo. Que no se hable del efecto de esas campañas de desprestigio sino que simplemente se diga "el gobierno ordenó tales y tales acciones contra la oposición" no es suficiente. Habría que hacer un análisis de los efectos de esas acciones. (Aclaro que no voy a votar por Petro porque a pesar de ser muy cercano a la izquierda, y al Polo, me parece necesario que éste se purgue del ala de la ANAPO que lo ha vuelto corrupto y clientelista).

6. Todo lo anterior no me impedía votar por Mockus. Esto hasta que llegué a la conclusión de que yo no votaba a favor de Mockus sino en contra de Santos. Que en la "democracia más duradera de América del sur" uno no vote a favor sino en contra de un proyecto político, es triste, por no decir más. Por todo lo anterior, al menos en primera vuelta yo votaré en blanco. Una opción también válida en nuestro panorama político.

A pesar de todo esto, seguiré invitando a pensar el voto, al menos entre Mockus y Petro, resaltando todos estos puntos. Si después de ponderar todos los pros y los contras, se decide votar por alguien, entonces ese voto será uno hecho a conciencia, y eso sí es tremenda ganancia. Porque no generará borreguitos detrás de un modelo político, sino que permitirá que el ciudadano se vuelva tan o más crítico con el que eligió que con el que no eligió. Ese, para mí, sería el panorama ideal.

Obviamente no apoyo, ni acepto los ataques que se han hecho a Mockus ridiculizando sus propuestas y su persona. Todo lo contrario, yo creo que Mockus es un personaje mucho más serio que lo que piensa la mayoría. Puedo decir que la mayoría de los que me son cercanos y van a votar por Mockus lo han hecho pensándolo y sabiendo de los pros y los contras. Tristemente sé que no son la mayoría.

11 comentarios:

  1. Muy sensato este post, me gustaría tanto poder leer muchos argumentos así. Mi voto sigue siendo por Mockus, pero me parece muy valioso en este momento cuestionar el boom mediático que está teniendo para evitar que se convierta en un Mesías sucesor de Uribe con un amor ciego que no permite críticas constructivas.

    Mis argumentos a favor siguen pesando mucho y espero no equivocarme. En todo caso te felicito por hacer las cosas con convicción y reflexionando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Entieno su preocupacion, 8 años nos han dejado una intolerancia terrible. Pero yo hubiera hecho lo mismo, todos sabemos ke esa manifestación de Santos es pagada, estan ofreciendo $$$ por hacer ese tipo de cosas. Con el dinero no se puede debatir, solo se esta rechazando la forma en ke Santos hace la política, como un negocio.

    ResponderEliminar
  3. Apofis,
    le cuento que yo conozco a una de las niñas que estuvo en la manifestación en la Javeriana (del lado de Santos) y aunque ella es empleada del estado, a ninguno de los que estaba ahí les habían pagado (es pura convicción, quieren que gane Santos). Eran estudiantes y querían mostrar su opinión, eso es completamente válido.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Tomás.

    Me parece muy buena su reflexión. Muy vigente. Entiendo bien sus temores con respecto al movimiento que apoya a Mockus. De todas maneras me gustaría pedirle que reconsiderara su decisión. Quiero decir, le quiero pedir que piense si de verdad esas cosas que dice hacen menos válida la convicción que tenemos muchos de que el proyecto político de Mockus (que existe y es relativamente concreto, considerando la vaguedad general de ese tipo de cosas) sería un buen paso en la dirección correcta con respecto al país. Que yo sepa, apoyar críticamente a un candidato, por más mesiánico que este sea, nunca lo volverá culpable de mesianismo. De hecho, cualquier candidato presidencial en cualquier país del mundo siempre contará con un componente mesiánico: 100-200-1000-100000 personas que lo idolatran y admiran más allá de lo saludable. Pero también hay muchos otros, que tal vez son menos visibles pero generalmente son muchísimos más, que simplemente ven en ese candidato una opción de iniciar un proceso de curación del país.

    Usted dice que el incidente de la javeriana fue inaceptable. Tal vez. ¿Pero realmente es tan inaceptable? Vi el video brevemente y quedé con la sensación de que había sido una confrontación, en medio de todo, bastante pacífica. Había gritos pero se oían pocos insultos. No hubo golpes ni patadas. No hubo heridos. Una masa de voces contra otra en franca lid. No digo que los Mockusianos que boicotearon a los seguidores de Santos sean el ejemplo a seguir, pero me parece que lo que hicieron no es tan condenable como usted lo hace parecer.

    Yo no voy a votar por Mockus porque vote en contra de Santos. Yo voy a votar por Mockus porque si Colombia logra avanzar en términos de desarrollo y respeto por la vida así sea cinco centímetros en la dirección en la que avanzaron Bogotá y Medellín durante las administraciones de Mockus, Peñalosa, Fajardo y Garzón entonces ya habremos ganado muchísimo. Habremos ganado, para empezar, una pequeña inercia que podremos seguir alimentando.

    Usted dice que Mockus no promueve nada en contra de la desigualdad, pero uno podría decir que la idea de desarrollo económico que promueve Mockus va precisamente en esa dirección. Tal vez no propone una redistribución radical de la riqueza pero eso es sólo porque cree que si hay un desarrollo económico serio, si hay inversión en educación e promoción de la industria, la desigualdad se reduce por añadidura y esa reducción es perdurable.

    Finalmente, con respecto a Fajardo, me parece que al colgarse de esos rumores usted le hace el juego a los narcotraficantes y asesinos que dice rechazar porque fueron precisamente ellos (y sus aliados en el bando opuesto a Fajardo) quienes intentaron promover la idea de que Fajardo había cogobernado con ese señor Don Berna. En particular lo invito a revisar este informe de la fundación Ideas para la Paz (dificilmente un think-tank de derecha) sobre la relación entre Fajardo y los paramilitares durante su alcaldía.

    Quiero seguir escribiendo pero ahora no tengo mucho tiempo. Tal vez regrese más tarde.

    ResponderEliminar
  5. Si, a mi tampoco me quedo la impresión de que lo que muestra el video fuera una muestra de "intolerancia". En manifestaciones así abiertas y al aire libre, la idea es, a fin de cuentas, gritar por el candidato que uno apoya. El escenario no era de discusión, era de hacerle barra a uno o a otro candidato, eso existe y es perfectamente normal. Otra cosa es callar al otro a los gritos en un escenario de debate, pero ese no era el caso ahí. Tampoco escuche insultos ni nada de eso.

    Pero bueno, eso es lo que se ve en el video, depronto pasaron mas cosas que nosotros no sabemos.

    ResponderEliminar
  6. Mis impresiones:

    1. Colombia vive hace mucho en un 'paternalismo jurídico' donde hay cada vez más leyes y la solución a todo problema es un proyecto de ley para endurecer los castigos. Cualquier interacción con la policía (o con el DAS) nos demuestra si ya tenemos autoritarismo o no.

    2. Mockus siempre ha planteado que debe existir una consistencia entre la ley y la sociedad, cuando es mejor cambiar la sociedad, propone educación, pero de la misma manera propone que las leyes cuando van en contra de esta sociedad deben ser cambiadas.

    3. Le recomiendo el libro de Hernando de Soto llamado 'El misterio del Capital', antes de poder hablar de los méritos de la izquierda como modelo económico.

    4 Es culturalmente terrible que en Colombia se sienta recelo por quienes invierten en el país y dan empleo solo por tener más dinero que otros. Nuestra propia cultura donde el mismo Patarroyo dijo que aquí 'muere más gente de envidia que de cancer' es la que aleja la inversión económica, tanto local como extranjera. La violencia también es consecuencia de esta cultura. Ningún otro candidato diferente a Mockus ha identificado este factor en nuestro país.

    ResponderEliminar
  7. Tomas que buena visión retrospectiva, la verdad es que en un país en el que no hay una sola posición política civil y donde la ciudadanía no juega ningún rol político, es de prever estos fenómenos de fanatismo ciego y de masas que se ruedan pendiente abajo.

    Yo me confieso culpable de ser un voto en contra de Santos, y aun lo es, no logro apartarme de una lucha en contra de los viejos poderes establecidos. Mas cuando en Colombia nuestra memoria colectiva no llega mas lejos de la ultima sección de farándula política de los noticieros.

    Para aquellos que no se dan cuenta de esto solo han que soltar unas preguntas. Quien era parte del partido Verde antes de Enero de 2010? Cuanto lleva Mockus dedicado a la planeación de un programa de Gobierno? Y mas preocupante aun, como sin debates serios, discursos elocuentes y ejercicios políticos serios es que Mockus sigue reclutando adeptos?

    Soy muy consiente de todas estas falencias. No creo que la mayoría de los seguidores tenga una remota idea del gasto fiscal que Mockus plantea, o de que piensa de la salud, o del desempleo o de los serios problemas de subdesarrollo y pobreza que se extienden por el país No se si el mismo partido verde lo entienda.

    Hoy en día y con tristeza el debate es si un candidato o no ha consumido o probado alguna droga ilícita, o si alguna otra minucia de su vida privada lo hace menos o mas superheroe. Vivimos una época de marketismo político Elegimos presidente en un concurso de belleza y popularidad y por ende tenemos los Gobernantes que tenemos.

    Es increíble que después de tantos anhos aun no entendamos que una democracia no nace solo en la participación de la ciudadanía, sino en el permanente ejerció y vigilancia de nuestros lideres políticos Y mas aun, que ningún poder es incorruptible, que por el contrario el poder en su naturaleza misma es arrogante y muy ciego. Por lo cual mas importante a quien sera el líder del gobierno en los próximos anhos es quienes van a hacer oposición.

    Oposición, eso es algo que se perdió hace muchos anhos en Colombia, tal vez desde el frente nacional y que en estallidos brutalmente exterminados no ha dejado nada nacer ni la izquierda ni lo social-demócrata.

    Un verdadero político es Petro, alguien que solitariamente hace oposición como puede, aunque caiga ingenuamente en los manerismos de la política nacional. Cero oposición viene de los partidos tradicionales, o sus derivaciones, ahí nunca hemos visto oposición seria.

    Yo aun creo que se ha de mejorar, es decir, no se puede ir mas atrás en la anarquía de poder que maneja la clase política del país, y es que hasta socialmente ya se les maneja como una clase social aparte.

    Yo aun espero el día en el que debate político sea una discusión seria en si invertir el 15 o 16 % del fisco en infraestructura nacional. En si el sistema de salud debe o no privatizarse y a que costos para la gente. En si el gobierno debe subir los estándares educativos en la educación publica. Esos son los debates que se deberían oír. Un debate en que los candidatos presentan planes detallados, con presupuestos, cifras y proyecciones. En donde la gente decide que proyecto es mas conveniente y en donde la oposición se encarga de hacer cumplir las promesas del partido en gobierno.

    Yo aplaudo Tomas esta reflexión personal y el hecho de ver como usted lleva esa reflexión suya a espacios social básicos como la familia y los amigos. Yo no soy una persona que guste de la política, pero si algo me da vergüenza es que casi llegando a los 30 aun no tengo claro si soy de derecha o izquierda o de que significa.

    ResponderEliminar
  8. Mesianismo, culpa... Curiosa forma judeocristina de ver el voto.

    Hace cuatro años cuatro gatos, todos muy ecuánimes y serenos votamos por Mokcus. Nada de lo que dice ahora es diferente de esa época.

    ¿Qué ha pasado? ¿Es mala la masificación? ¿Sin masas es posible llegar a la presidencia?

    ¿O es preferible seguir siendo la minoría iluminada, serena y civilizada que ve cómo se pudre todo con la conciencia tranquila, pero con un gesto dolorido permanente en la cara?

    Como dice Javier sin duda en cualquier campaña hay fanáticos. Lo importante es que en la cabeza no los haya y que se den los pasos para que de esa actitud de fanatismo se pase a una más sosegada.

    Y la campaña lo está haciendo.

    Usted con la postura crítica está aportando mucho. Muchos nos podemos sentir incómodos con este fanatismo inusitado, pero sin él, es como jodido enganchar masivamente.

    Qué bueno es el amor, llegar a la vejez con su pareja, pero guácala hay que ser cursi a los 20. ¿Evitamos ser cursis? ¿nos quedaremos solos el resto de la vida amargados por la cursilería de Julio Iglesias?

    El voto no es un hecho puntual. El voto por Mockus es un voto responsable y no se queda en el gesto electoral.

    Si a Usted le incomoda como a muchos, entre los que me incluyo, el fanatismo actual de ciertos partidarios de Mockus, lo peor que puede hacer es irse. Aunque no lo niego es la decisión más fácil.

    ResponderEliminar
  9. El fanatismo que desencadenó Mockus es resultado del arraigado sentido de justicia que tienen los jóvenes (hoy mayores de edad) y que traen de la educación que nos dan cuando tenemos un hogar mas o menos funcional. Es un voto de rechazo a la corrupción y demás pecados asociados a la politiquería tradicional.

    No subestime tanto a los muchachos de la ola verde; en el fondo, todos sabemos que es imposible tener un estado transparente. Alguna canita tendrá Mockus. El problema es que al resto de candidatos encontrarles líos es demasiado facil, y eso que no se sabe lo que quedará en secreto. Comparado con Mockus, lo hacen parecer un angel.

    Mockus tiene unas fichas excelentes, no son los típicos politiqueros agarrados de siempre. Algunos santistas quiere venir a meter en la sopa a Don Berna, siendo que su propio Santos está involucrado hasta el cogote en parapolítica (léase mancuso). Igual cuando Fajardo llegó a la Alcaldía, no se encontró con una ciudad en donde el estado ejerciera control total del territorio (Don Berna no gobernaba barrios, sino comunas enteras); era escoger entre el diálogo o la guerra civil contra el paramilitarismo urbano. Fajardo escogió lo primero y evitó un derramamiento masivo de sangre en medellín. Uribe podría acabar con la guerrilla a punta de bombardeos si quisiera, pero no lo ha hecho porque se enfrenta a un dilema similar.

    Sé que es difícil hacer parte de la marea verde porque también están metidos muchos que no tienen ni idea, que ven en esto una moda. Yo también veo algo malo en ir a favor de la corriente porque mi orgullo es ser una persona diferente. Pero igual votaré por Mockus porque busco lo mejor para mi país a largo plazo.

    Entiendo su voto por Petro, lo considero una persona muy inteligente. Respecto de los abusos de los jóvenes de la ola verde que comenta, esos abusos vienen de todos lados: derecha e izquierda. Muchos que dicen estar a favor del polo se ven encapuchados agarrando a piedra lo que encuentran, al punto de dar miedo. No los justifico, pero no lo tome como argumento para disernir entre ambos partidos, porque ud. y yo sabemos que los abusos que cometen los jóvenes de izquierda en sus protestas son históricamente peores. No lo hacen porque sean de izquierda, sino porque son jóvenes y les hierve la sangre.

    ResponderEliminar
  10. Saludos a todos,
    me parece muy interesante esta discusión y espero poder contribuir significativamente:

    Julián:
    Leí el informe que enlazó y mi percepción cambió en lo que a ese punto refiere. De hecho, me puse a ver otras fuentes y la opinión general está expresada en ese documento. Es un punto que tengo que borrar de este análisis.

    El video de la Javeriana muestra unas escenas. No obstante, considero que los desmanes sí se salieron de control. En este (http://bit.ly/br3Yca) video dicen que una persona, inclusive, terminó en el hospital. Habría que corroborar la información.

    Es verdad que el proceso que Mockus propone es a largo plazo (como lo fue Bogotá y Medellín) y me parece que sí eso se lograra llevar a cabo a gran escala sería una ganancia. No obstante me preocupa que detrás de esa cultura ciudadana se busque una suerte de autoritarismo legal que no sea tan democrático y pluralista.

    El modelo económico que plantea Mockus sí sería benéfico a largo plazo, pero ayúdeme a resolver estas dudas, ¿es un sinsentido, o tiene algo de verdad, pensar la posibilidad que para Mockus lo ilegal se da desde el Estado y por tanto el sería amigo de generar procesos de privatización masivamente? (Y no es que me parezca la capitalización de empresas siempre mala, yo estoy de acuerdo con que la capitalización de ETB fue la mejor jugada, pero me parece que sería incorrecto hacerlo masivamente). Cuénteme qué estrategias económicas plantea Mockus, me gustaría estar más enterado.

    Galactus:

    Me gustaría pensar que aun y en las manifestaciones públicas el espacio se preste para así sea convivir en el mismo lugar. Que la barra del que más apoya se torne en la forma de echar a otras personas -que tienen el mismo derecho de estar ahí- me parece incorrecto. Además, creo que sería bueno corroborar esa info de que de una persona terminó en el hospital.

    Shorel:

    Su punto número dos me parece muy válido y lo tendré muy en cuenta para profundizar este análisis. No obstante su punto 4 me parece que no viene a la discusión. Claro que si me lo argumenta, me puede demostrar que no. Su punto 3 lo leeré, ya que desconzco la obra del autor. Lo que sí le digo es que yo no hacía una defensa del sistema económico de izquierda Vs. el de derecha, sino que expresé mi opinión desde una visión un tanto superficial de los programas de gobierno.

    Manchas in/at/on Brisbane:

    Le entiendo muy bien su descontento con la manera en que se ha llevado a cabo el debate. No obstante me parece que descalificar a una persona tan a la ligera -como sentí que lo hace usted- es incorrecto. Pienso que hay permitirse dar el debate consigo mismo. Usted parte ya de unas premisas establecidas que creo que vician el debate. Estoy de acuerdo con sus apreciaciones sobre Petro, pero entonces, ¿estar sujeto a la política tradicional es sinónimo de tener que rodearse de clientelistas? En ese sentido Mockus, al alejarse de esa política, tendría una inmensa ventaja sobre Petro, ¿no? Pienso que el debate debe darse para buscar posiciones en común y establecer un diálogo, no necesariamente defender una posición.

    Valoro mucho la observación que hace frente a la manera como abordamos el hacer política. Pero, ¿es necesaria esa distinción entre oposición y gobierno? Y si es así, ¿un gobierno de izquierda -como se proclama Petro- no sería contribuir más a la polarización? ¿No sería mejor la entrada en el panorama político de un personaje como Mockus que plantea una suerte de punto medio -al menos en la teoría? Digo el proceso de reconciliación nacional es algo que ***tiene*** que ser una prioridad. No son estas preguntas capciosas, realmente es para entablar un diálogo.

    ResponderEliminar
  11. Catalombia:

    Le confieso que su comentario me llegó mucho, y me hizo pensar bastante. No obstante, le cuento una mala experiencia... hace unos días hablaba del borrador de esta entrada con un amigo. Al acto me saltó diciéndome que no entendía nada, que lo que decía era vacío. Me preocupa que no dejemos, dentro de las propias filas de los verdes, un espacio para la discusión y el debate. Veo en su comentario relación con el de Julián en la medida de que, en teoría, ser crítico con el mesianismo no es excluyente de hacer parte de ese movimiento. En teoría daría más criterio, no obstante me preocupa el futuro. Que las cosas se salgan de control. Yo pregunto, ¿ser crítico a estas alturas se podría volver, para decirlo de alguna forma, una licencia para lavarse las manos en caso de que las cosas se vuelvan igual de intolerantes que en el uribismo? Y bueno, yo sinceramente espero, dada la plataforma de campaña de Mockus, que eso nunca pase.

    Pensaré mucho su comentario, y le escribiré con mayor profundidad lo que pienso de ella.

    Dany:

    Primero que todo le aclaro que yo no dije que iba a votar por Petro. Lo contemplé como alguien que sería bueno considerar. No obstante aclaro los motivos personales que me llevaron a no votar por él.

    Eso de "históricamente peores" me parece muy feo. ¿Podría yo decir entonces que potencialmente, y la historia lo ha demostrado, los gobiernos de derecha son más miserables que los de izquierda? Sería algo igual que irresponsable. Me parece que justamente por que "son jóvenes y les hierve la sangre" es que tiene que darse un proceso de educar el voto. Para que no opten por otras medidas. Sea estallar papas, o echar a gente de la plaza pública. Hay que educarnos en el tema del voto. Entender, como ya se se, que la participación política va ***mucho*** más allá del voto.

    No subestimo a los muchachos, desconfío de las masas. Los juicios se nublan, y el sentido común se pierde. Es un genuino temor por "qué tan fuerte es la fuerza que la unión" permite, ¿me entiendes?

    Cualquier cosa, continuamos el debate. Creo que hay muchos elementos que vale la pena discutir.

    ResponderEliminar

Ven por La Ventana