13 de febrero de 2010

Julián Mayorga en el Teatro Acto Latino

Columna publicada en el portal Blog. Para verla, clic acá.

La sinestesia es una afección mental que hace que el que la padece vea colores cuando escucha sonido, de la misma forma le permite 'oír' los colores. Si uno sufriera de eso y escuchara a Julián Mayorga, posiblemente vería un arcoíris. El último evento de la productora artística Mantarraya, fue el concierto 'Julián Mayorga y la Pequeña Orquesta Sintética'.

Dicho concierto se realizó el doce de febrero en el teatro Acto Latino. Fue un abrebocas de lo que se viene con el lanzamiento del primer disco de Mayorga, Maquinariaparadesmedireltiempo (sí, así pegado). El disco se mueve en el género Indie Folk (termino que acuña Mayorga para definir su trabajo) que mezcla elementos electrónicos y de percusión y guitarra acústica. En esta oportunidad, en escena lo acompañaron Juan Pablo Bermúdez, Mau Gatiyo y Andrés Gualdrón, todos artistas independientes que hacen parte de Mantarraya. La música de Mayorga permite que el público se sienta escuchando historias. El sonido se vuelve el centro de una conversación que se entabla entre la composición del artista y la reacción del público. Canciones como Árbol, muestran la sinceridad bella que contiene el trabajo lírico de Mayorga. El público, siempre receptivo ante estas nuevas propuestas, ya conoce y tiene entre sus favoritos a esta canción.

Julián Mayorga nace en Ibagué, Colombia hace 24 años. Inicia sus estudios de composición y producción musical una vez que viene a Bogotá. Poco después viaja a Argentina a profundizar en la composición. Una vez retorna a Bogotá, decide establecerse permanentemente acá, en aras de profundizar su arte. A pesar de estar muy formado dentro de la academia, el artista es muy preciso en sus comentarios frente a ella: la academia debe contribuir a dar elementos, pero es vivir sin limitarse lo que permite que a uno se le abran los horizontes y la composición se enriquezca. Mayorga lo sabe muy bien, es un artista integral: pinta, compone, dibuja y escribe poesía. Al fin y al cabo, y Mayorga lo concede, hay mucho músico con título que hace arte basura.

El primer trabajo discográfico de este joven artista colombiano será lanzado en mayo de este año. En este trabajo, nuevamente, resalta la manera de integrar diferentes artes: el disco va a traer consigo un libro de ilustraciones realizadas por Mayorga, y la artista Bibiana Rojas (también componente de Mantarraya).

Si te gustó esta nota tal vez quieras saber sobre el compilado de la productora Mantarraya, 'Lengua Atómica y otros Tratamientos de Conducto'.

Blog, siempre al lado del talento joven colombiano.

12 de febrero de 2010

La Primera Dosis

Columna publicada en el portal Blog. Para verla, clic acá.

El día 11 de febrero se realizó en la Universidad Javeriana el foro 'Dosis Personal, Incertidumbre Jurídica e Incapacidad de Respuesta'. Dicha invitación corrió por cuenta de Dosis de Personalidad, colectivo La RES, Estudiantes por una Política de Drogas Sensata y la Maestría en Estudios Culturales de la Universidad Javeriana. El foro se realizó en el marco del debate -que abrió la prohibición del porte y consumo de la dosis mínima- sobre si la política antidrogas llevada a cabo en estos últimos años ha sido la correcta.

Mauricio Albarracín y Julián Berrío (abogados de los Andes y miembros de Estudiantes por una Política de Drogas Sensata) abrieron el foro evidenciando la incertidumbre jurídica en la cual se encuentra el consumidor en estos momentos. En una clara exposición, mostraron en qué consistieron los cinco intentos de este gobierno para prohibir el porte. Los cambios de argumentos a la hora de buscar la prohibición fueron descarados: supuesto incremento (nunca fue comprobado) del consumo después de la sentencia que legalizaba el porte, la incoherencia de aceptar el consumo y combatir el narcotráfico y, el mejor, la moral y las costumbres.

La prohibición, en este momento, no tiene un procedimiento que la acompañe. Si el 'adicto' (sea lo que eso signifique) no quiere tratamiento, no se le puede obligar, y si quiere, el Estado no sabe cómo brindarlo. El consumo de SPAs (sustancias psicoactivas) está tomado como una enfermedad de alto costo, y si, en teoría, el Estado paga el tratamiento, ¿no debería estar cubierta en el POS? Una de las interrogantes que surgió en el foro es sobre cómo el Estado pretende dar tratamiento a 'enfermos', cuando acaba de decretar una emergencia social.

En la exposición de los abogados de los Andes, se evidenció lo arbitrarios que son varios de los procesos policiacos; cómo se lo llevan a uno por nada, violación del debido proceso, sobornos y un largo y bochornoso etc. Esta parte del foro concluyó con posibilidades jurídicas que se pueden tomar para revertir la medida. Por ahora, mientras el proyecto toma forma, podemos decir esto: la prohibición no está reglamentada, a usted no se lo pueden llevar a la UPJ por tener una dosis mínima.

Seguido a esto, el Colectivo La RES mostró cómo el Estado tiene una incapacidad de respuesta ante las problemáticas de sustancias psicoactivas ilegales. Algo que fue evidente para todos los asistentes al evento fue el hecho de no hay información de las SPAs que sea accesible al público ni a las entidades que trabajan con mitigación de daños o prevención. Como crítica a lo arbitrario de la norma de ilegalización de la dosis, se alegó que de entrada declara a todos los consumidores y usuarios de SPAs como 'adictos' o 'enfermos'. Esto viene en contravía con estudios y políticas internacionales que hablan de 'niveles de consumo': no todos los usuarios podemos ser juzgados bajo la misma regla.

La exposición continúo con una fuerte crítica al hecho de que el Estado insistiera tanto en el eje de prevención de consumo, cuando el consumo de SPAs, no solo es una realidad, sino que tiene que ser asumida como un fenómeno social. En otras palabras, más allá de la tarea estatal de prevenir, se debe hacer un fuerte trabajo de mitigación y de educación en el consumo de SPAs. Finalmente se hizo una invitación a que a partir de la tolerancia, de políticas enfocadas en el sujeto y no en el fenómeno, se hiciera un trabajo social que buscara no solo el autocuidado, sino el acto de dignidad y respeto de salir del closet psicoactivo.

Previos al evento masivo que se llevará a cabo el 26 de marzo en la plazoleta de la 85 (al frente del Carulla) se llevarán a cabo dos eventos más en la Universidad Javeriana los días 25 de febrero y el 12 de marzo. El del 25 de febrero (en el edificio Fernando Barón, piso 3, sala 309) a las 16hrs, contaremos con Felipe Zuleta y Armando Benedetti, defensores del ejercicio de las libertades individuales. Por otro lado, el 12 de marzo (mismo salón) se proyectará la película de Alessandro Basile, El Cielo, que en Colombia fue bastante criticada por su posición frente al consumo de SPAs y su crítica social.

Este evento fue la primera dosis de las varias que vamos a realizar para curar a la sociedad colombiana de los prejuicios, la opresión y la intolerancia. Esperamos que nos acompañen.

Cuña: Para poder financiar el evento del 26 de marzo, estamos vendiendo camisetas (para mujer y hombre) con los logos de Dosis de Personalidad. Hay diversos colores y diversas tallas. Quien quiera verlas o comprarlas, déjeme un comentario en el blog personal o viste las páginas de Dosis de Personalidad.

7 de febrero de 2010

Prohibido Enfermarse

Columna publicada en el portal Blog. Para ver dicha entrada haga clic acá.

E
n el marco de la Emergencia de Salud decretada por el gobierno, se impulsó la creación de unos decretos de emergencia que crearán una reforma al sistema de salud colombiano. No es un secreto el hecho de que los decretos son tremendamente dañinos para el ciudadano del común. Por eso mismo se convocó una marcha para el sábado seis de febrero. A la cita llegaron sindicatos, estudiantes, profesionales de la salud, usuarios y otros grupos representativos.

En Bogotá la marcha tuvo dos puntos de encuentro: el parque nacional y la 72 con 7ª. En los dos lugares se congregó un gran número de personas. La marcha estuvo concurrida. Los profesionales de la salud no solo participaron como gremio, sino que también formularon un comunicado colectivo que expresa todas las inconformidades, de usuarios y profesionales, frente a los decretos. El ambiente, con papayera y tambores, fue bastante festivo. En ningún momento hubo roces con la policía. Una vez en la plaza de Bolívar se hizo una recapitulación de los problemas que traen los decretos y se convocó a una nueva manifestación (el 18 de febrero).
En la marcha se pudo evidenciar la gravedad de los decretos: ayer marchó todo el mundo. Marcharon organizaciones de usuarios, pacientes, enfermos, personas en sillas de ruedas. Marchó el estrato cinco al lado del estrato dos. El hecho de que los asistentes fueran tan variados demostró que la realidad de la salud en Colombia es dramática: estamos llegando a un punto en que la salud, lejos de considerarse un derecho universal, se vuelve una mercancía atada estrechamente a los valores de 'inversión-ganancia'. Uno ya no es un enfermo: es un número en un fondo económico que tiene como finalidad última mantener una rentabilidad fiscal.
Independientemente de la posición política que se tenga, o del escalón que se ocupe en la pirámide económica de nuestro país, cualquier persona en cualquier lugar se puede enfermar. Este punto es el que todos los colombianos en este momento tienen que entender: cualquiera puede ser afectado por estos decretos. Estas medidas no apuntan a un grupo específico -ni pobres ni ricos-, sino a todos los ciudadanos de este estado.
Esta crisis en el sistema de salud se veía venir. Lo más acertados críticos previeron una posible hecatombe económica en el sistema de salud, cuando se aprobó la ley 100 del '93. Dicha ley creó los regímenes de salud actuales y comenzó a generar la EPS y la IPS como los instrumentos a través de los cuales se lograba generar una mayor cobertura. Los críticos anticiparon que esa ley iba a enterrar el sistema de salud colombiano y a la larga se iba a volver la primera estocada de un ya enfermo sistema. Un sistema que ha tenido escándalos de corrupción desde que se inició. Posiblemente alguien pensará "Que dé la cara el que apoyó la ley 100, que muestre cuál fue el tal avance...'. Sí, podríamos preguntarle al presidente, dado que él, cuando era senador, fue el impulsor de esa ley.
Pero como Colombia tiene memoria de pollo posiblemente se deben de acordar y aun así no les debe importar.
Si tienen algún lunar como raro, o algún bulto extraño, una tos persistente o algo similar, vayan y háganse revisar. Háganlo antes de que entren a funcionar los decretos, porque después de eso enfermarse será algo que el pueblo no se podrá permitir.
Los invito a unirse a este grupo. Todos en contra de los decretos de emergencia.