9 de enero de 2010

Soledad Kafkiana

Yo siempre tengo una toalla extra en mi habitación.
Siempre tengo el reloj con alarma tempranera para poder salir sin ser visto (o que se vayan sin hacer ruido).
Tengo una excelente colección de música.

Pero nunca le he hecho un cajón extra a nadie,
tampoco he tenido que programar mi celular para que me recuerde de aniversarios,
y nunca he tenido canciones que me recuerden, al límite del llanto, a nadie.

Soledad kafkiana: dormir y despertar, dormir y despertar...

1 comentario:

  1. Me enternece.
    Me produce, además cierta sensación entre escozor y grima saber que no tienes una canción que te recuerde al límite del llanto a nadie.
    Esto último es porque te entiendo.

    ResponderEliminar

Ven por La Ventana