29 de noviembre de 2009

Una Crónica de la Ciudad II

El quiere una cama, grande y cómoda.
Ella quiere un televisor con el cual olvidarse de lo que la incomoda.
El pasa por una vitrina y ve una chaqueta que le gustaría,
ella lo acompaña y se enamora de una mesa redonda.
El avanza por un mercado de frutas y se anotoja de uvas,
ella lo mira y con los ojos se las niega.

Al final, se alejan de la ciudad,
ven a Bogotá como una lucecita que no para de brillar.

Los dos lo saben,
solo quieren una casa con paredes de concreto.
(Porque los adornos navideños no combinan con el gris del latón).

1 comentario:

  1. Y muere y nace y muere y nace y muere y nace y muere y nace y muere y nace...
    Y culpamos a los tiempos, como si hubiera muchos y no uno solo...

    ResponderEliminar

Ven por La Ventana