29 de octubre de 2009

¡Fue Un Carnaval!

[Publicado también en el portal Blog. Para ver dicha entrada, refiérase acá]

Una vez más, por el problema del presupuesto, la universidad colombiana se hizo escuchar.

Muy temprano muchas de las facultades se reunieron para organizar sus comparsas. Había orejas gigantes, jeringas de juguete, batas de médico de talla gigante, vegetales rebeldes, cámaras de cartón, muñecos de colores, entre otras tantas cosas. Los pitos, la percusión y la alegría se dieron cita ayer en las calles de Bogotá. La Universidad Nacional, Distrital, Pedagógica, Colegio Mayor de Cundinamarca, entre otras tantas, participaron de la manifestación pública que se había anunciado acá. Coordinadoras Estudiantiles de varias universidades privadas también hicieron acto de presencia. Me parece necesario resaltar esto último, dado que muy al contrario de la opinión general, en la Universidad Privada también hay pueblo, también hay quien la lucha día a día.

Cuando se pensaba que ya éramos muchos, nos volvimos más. En cada calle principal se unía más y más gente. Por la zona de la Macarena se unió la ASAB, por la 39 esperaba otro grupo de estudiantes, y más de un ciudadano del común se nos unió. Lo mejor de todo: no hubo ningún acto de violencia. En dos oportunidades (que yo presencié) hubo tensiones con la policía, pero fue la propia marcha la que comenzó a exigir, cantando, sin violencia, sin violencia, sin violencia. Claro, no faltará quien me diga que sí hubo violencia, pero si vamos a decir que echar harina y hacer pintas es violencia, entonces es como complicado llegar a común acuerdo.

Los de Bellas Artes de la UN en gran medida pusieron la parada. En muchas partes de la marcha, postes, árboles y puentes, colgaron muñecos (hechos de basura) de tamaño natural. A dichos muñecos les ponían símbolos de dinero ($) y cosas alusivas a la UN. Dicho acto se enmarcó bajo el simbolismo de que el gobierno nos está ahorcando con el presupuesto; nos está matando lentamente. Más que un mensaje al gobierno central, fue un mensaje a la sociedad en general frente a la reflexión sobre lo que está pasando, que se solidarice y se sensibilice. Similar al mensaje de los de Bellas Artes, fue el mensaje de los compañeros que realizaron este comunicado. Así mismo, uno de los momentos más bellos de la marcha fue en el puente peatonal que queda en las cercanías de la Pontificia Universidad Javeriana. Ahí, compañeros de diversas universidades admiramos cómo los compañeros de Bellas Artes pusieron más muñecos. Pero no fue solo eso. De lo más espectacular que se vio en todo el día fue cómo cirqueros y estudiantes de la Universidad Nacional (de diversas carreras), se colgaron del puente usando telas. Una vez colgados, realizaron acrobacias debajo del puente. Manchados de pinturas rojas, también representaban el momento crítico que está viviendo la Universidad Pública Colombiana. Informar y sensibilizar a la sociedad es el primer paso para conseguir su apoyo.
Y así llegamos a la Plaza de Bolívar. Ahí nos reunimos, ahí nos hicimos escuchar. Marchamos dignos y altivos. No estamos mendigando nada. El debate continua, y los espacios de discusión y protesta segurián.

Montaré las fotos lo más pronto posible. Todas cortesía de 'Bellas Artes UN'.

Quiero resaltar que no he encontrado una sola noticia de la marcha en algún medio impreso. Los medios de comunicación se hicieron los de la vista gorda, sólo queda esperar que el grueso de la sociedad no siga su ejemplo.

27 de octubre de 2009

Es Menester del Pueblo Hacerse Escuchar

[Esta entrada fue publicada en el portal de www.blog.com.co el día 27 de octubre de 2009. Para ver la entrada original, remítase acá]

El gobierno central continua en sus negativas de dar más dinero para la Educación Pública Superior. Al contario, ahora entró en la tónica de dar más dinero a la Guerra que a la Educación.

En este sentido es necesario una actuación rápida, concreta y no violenta, para lograr un acuerdo que permita la superviviencia del sistema de Universidades Públicas Colombianas. Dicho lo anterior invito muy cordialmente a la marcha carnaval del día de mañana (28 de octubre de 2009). El punto de encuentro de la Universidad Nacional, será en la plaza Ché a las 9hrs.

Cada universidad, pública o privada, cada colegio, o estamento educativo, tiene una responsabilidad de defender los intereses de la educación. Acá no hay colores que reinen, hay una necesidad verdadera de cultura, formación y educación.

Cada Universidad tiene organización interna para apoyar la marcha. Lleve pitos, sonajas, colores y sonrisas. Los colegios también son bienvenidos. Y a la UN quien quiera puede llegar.

Nos vemos en el Carnaval.

17 de octubre de 2009

¿Qué pasó en la Nacional el Viernes?

Observación: Esta columna, como también esta, fueron fusionadas para hacerlas un sólo artículo para el portal Blog de la casa de Publicaciones Semana. Para ver dicha entrada, refiérase acá.

Dada la crisis del sistema de universidades públicas del país, mencionada en la entrada anterior, ayer se presentaron una serie de sucesos en la Universidad Nacional, sede Bogotá, que vale la pena mencionar.

Lo cierto es esto:

El rector de la universidad, Moisés Wasserman, cuando pretendía dirigirse en su camioneta a la rectoría, después de asistir, al parecer, a un evento en Química, fue bloqueado por numerosos estudiantes. Dichos estudiantes exigían su presencia en el auditorio León de Greiff para llevar a cabo una discusión frente al problema de Financiamiento. Al parecer la discusión no se dio, ya que según el rector no había garantías suficientes para el diálogo. El bloqueo del automóvil del rector -que fue calificado desde el gobierno y la rectoría como un secuestro- duró entre cuatro y cinco horas y media.

Finalmente a través del diálogo y de la mediación de profesores, decanos y la Defensoría del Pueblo el rector pudo dirigirse a la rectoría. Esta solución se dio bajo el compromiso de que el día lunes se hiciera una asamblea general (con la presencia del rector) para tratar el problema del financiamiento. Lo malo es que ahí no termina el suceso.

Si bien la Administración Distrital se opuso a la entrada de la Fuerza Pública a la Universidad, el presidente Uribe tomó la decisión de hacerlos entrar. Según él, la decisión fue tomada para terminar el episodio de retención del rector, pero esa historia no encaja muy bien. La verdad es que el ingreso de la Fuerza Pública se dio ya una vez el rector estuvo libre. De hecho, cuando se dio el ingreso el rector ya estaba en su oficina.

Durante el ingreso al parecer muchos estudiantes fueron arrestados. Hay versiones oficiales que hablan de 17 o 22 personas, mientras que otros testigos alegan que fueron muchos más. Por otra parte, por lo que se sabe, todos los retenidos de anoche, hoy ya están libres. Aun así, Uribe está empeñado en levantar cargos de secuestro a los estudiantes implicados. Faltará ver cómo termina ese asunto.

Realmente pienso que fue un error político lo que sucedió ayer con el rector de la UN. Es bien sabido que el rector no está entre los amores del estudiantado (ya que se considera cuota uribista), pero desde mi punto de vista él (el rector) en el problema del financiamiento ha dado la cara y ha obrado correctamente. Fue él quien escribió una columna para El Tiempo, y también ha sido él quien ha estado al frente de la batalla por el lado de las directivas de las Universidad Públicas. Pienso que en aras de hacer mucho no se hizo nada, y el estudiantado se dejó ganar por las pasiones y ocasionó un descontento generalizado de la sociedad civil, que cada vez más mira a la Universidad Nacional como un foco de subversión.

Por otro lado, sobre la intervención policial en la Universidad, sí hay mucho que decir. En primer lugar falta saber por qué Uribe ingresó a la Fuerza Estatal después del suceso. Me parece demasiado extraño que en cuatro horas de crisis no se haya hecho nada y que 15 minutos después de terminada la crisis, el Gobierno hubiera decidido dar luz verde al ingreso. Es una tragedia el hecho de que Uribe considere que la mejor forma de tratar con manifestaciones populares sea la violencia. La historia ha demostrado que el ingreso de la fuerza estatal a la Universidad Nacional siempre deja horrorosos resultados.

Fue un acto que se puede esperar de Uribe. Él siempre se ha mostrado reacio al diálogo con la Universidad Pública, y nunca ha negado su interés de hacer que la fuerza pública ingrese a la Universidad cuando ésta se encuentra en disturbios o semejantes. Lo de ayer prueba que Uribe no dudará en ingresar a la Universidad cuando lo crea conveniente. Con ese conveniente no me refiero a que una situación determinada lo justifique, al contrario, considero que ese conveniente
es más para él y su juego político que para nada más. La verdad es que la Fuerza Pública ayer ingresó innecesariamente porque el suceso con el rector ya había terminado. Lo que Uribe va a vender (y lo que el pueblo va a creer, y por eso Uribe gana) es que la intervención estatal se dio en aras de prevenir el secuestro del rector. Secuestro, no sobra decir, que iba a ser realizado por terroristas, guerrilleros y demás términos peyorativos que se usan para referirse al estudiante de la Universidad Nacional.

Considero que a grandes rasgos fue contraproducente lo que pasó ayer, dado que la posición de la sociedad civil colombiana ya está lo suficientemente viciada en lo que respecta a la Universidad Nacional. Lo que el estudiantado universitario necesita es el apoyo de la sociedad civil y que ésta quiera defender el sistema universitario estatal. Pero si dicha sociedad ve a la Universidad Pública como un nido de guerrilleros, terroristas y mamertos, la lucha ya está perdida. Al menos a largo plazo, inclusive consiguiendo el incremento presupuestal. Una Universidad del pueblo que sea odiada por el pueblo no tiene un gran porvenir que digamos.

La forma de dar la lucha hay que reformularla. Es una necesidad.

Notícula: Me parece excelente que la Universidad, en esta época de crisis, apoye la continuación de las actividades académicas, investigativas y de protesta (ver último comunicado). La lucha presupuestal es una necesidad que nadie niega. Los medios sí tienen que estar abiertos a discusión.

Sobre la Crisis Financiera en la Universidad Pública del País

Observación: Esta columna, como también esta, fueron fusionadas para hacerlas un sólo artículo para el portal Blog de la casa de Publicaciones Semana. Para ver dicha entrada, refiérase acá.
Dado que este espacio lo utilizo para escribir sobre lo considero apropiado, en esta oportunidad lo uso para comentar lo que está sucediendo en el Sistema Universitario Estatal (SUE). Como no lo quiero hacer un ladrillo, intentaré describirlo de la manera más simple.
¿Cuál es el problema?
El Ministerio de Educación Nacional a partir de la Ley 30 de 1992, destina un capital determinado al SUE (es decir la red de Universidad Públicas del país). Este capital es en relación al incremento del IPC (Índice de Precios de Consumo), en base a lo que éste subiera, se le daría una determinada cantidad al SUE. En el momento en que se planteó esa ley se hizo con el interés de salvaguardar la educación superior pública. Lo que ahora pasa es que de aquí a la época en que fue hecha la ley, la cobertura estudiantil se ha incrementado, las becas y los subsidios también. La planta profesoral se ha mejorado y esto implica más y mejores pagos. Todo esto apunta a que ya no es suficiente con lo que da el Ministerio para solventar las necesidades de las Universidad Públicas.
¿Qué se exige?
Las universidades públicas del país, a la cabeza de la Universidad Nacional (para eso véase la columna que hizo el rector de la UN para el tiempo), exigen un incremento en el presupuesto que está próximo a firmarse. La idea de ese incremento es poder tener presupuesto para infraestructura, sueldos y mantenimiento general de la universidad. En el gobierno se han dado posiciones encontradas, dado que no han unificado el discurso y no se sabe a ciencia cierta qué pasa.
Por ahora el paro universitario tuvo el impacto que se busco. En la concentración del día miércoles (en la que se tomó esta foto) acompañaron a las universidad públicas, un grueso de universidades privadas. La crisis está dada, falta ver qué medidas se darán para solventarla.

Para ver más artículos relacionados con esta crisis, diríjase acá y acá.

16 de octubre de 2009

Bolívar Encapuchado


Dicen que una imagen vale más que mil palabras.

Esta fotografía fue tomada en la plaza de Bolívar, en Bogotá el día 14 de octubre de 2009. Fue en la concentración que realizaron los estudiantes universitarios en aras del
financiamiento del Sistema Universitario Estatal.

*Fotografía: Comandante Spock

12 de octubre de 2009

Alguien Llama

Hay dos ventanas. Y creo que para este punto es más que evidente ese asunto. Hay dos conceptos, dos necesidades, dos búsquedas y dos salidas. Todas las ventanas que dan una buena vista siempre están muy alto. Tal vez es el costo de ver belleza: la posibilidad de caer y no poder olvidar nunca el golpe.

Hay una ventana. Mezclada entre dos conceptos, dos necesidades básicas: comprensión y felicidad. Tan necesarios, tan necios y tan extraños el uno con el otro.

Se quema la cortina, se busca comprensión. Se ve por la ventana. ¿Qué se ve? ¿Qué quiere ver uno? ¿Acaso luces, o luces sobre el alma de una persona? Tal vez la vida es un teatro, y la comprensión es la luz más importante del escenario. Cuando finalmente la sabemos encender la ponemos encima de la persona que nos interesa... Encima de la persona que queremos ver a través de la ventana.

Y en la ventana un golpeteo. ¿Qué será? Piedras tal vez... Pero no me las están echando. El día del juicio no ha llegado, y no hay ninguno libre de culpa entre los que me rodean. Nadie me está arrojando piedras para atacarme. Quieren llamar la atención, mi atención... ¿Qué quieren que vea?

Yo me quedo mirando por la ventana. Mis ventanas que son mi ventana favorita.

Realmente pienso que la pregunta más importante en estos tiempos es ¿Quién se fija en la ventana?